jueves, 19 de marzo de 2015

Las sierras son sin dudas otras de las más importantes herramientas que utilizamos al irnos al aire libre y nos darán resultados de más presición que los realizados con el hacha. En esta publicación veremos los diferentes tipos de sierras y los usos que le daremos, junto con su debido cuidado.
Serrucho: Los serruchos son herramientas que constan de una gran hoja plana de metal con dientes pequeños, la cual está afirmada en un mango de madera o plástico. Podremos encontrar muchas variedades de serruchos y su utilización apunta generalmente a cortar madera y puede variar en algunos casos.
Serrucho de podar: Es un serrucho generalmente mas pequeño de facil transporte y se utiliza generalmente en jardinería para cortar ramas o madera mas pequeña.
Trozador: Es un serrucho mas grande y se utiliza generalmente de a dos personas poniendose una en cada lado y alcanza a cortar arboles o maderas de grandes dimensiones.
Sierra de montura de madera: Es una herramienta muy útil y que puede hasta hacerse de manera casera con una hoja de sierra y monturas de madera.
Sierra con montura tubular: Es una herramienta de gran utilidad y practicamente ocupa un segundo lugar en las herramientas que utilizaremos en el campo o bosque. Se utiliza para cortar maderas verdes con dientes grandes o dientes americanos.

Afilado y trabado: antes de comenzar con el afilado debemos conocer los diferentes tipos de dientes que podriamos encontrar en nuestras sierras y podrás ver unos ejemplos en las siguientes imágenes.
 

Cuando la sierra pasa por la madera pero no la corta es porquee stá destrabada.
Para un buen afilado vamos a necesitar dos útiles:
Una morza de afilado, que la utilizaremos para inmobilizar la sierra mientras trabajamos en ella.

A veces podemos improvisar la morza utilizando un tronco viejo haciendole un corte medio. Recuerda no lastimar la naturaleza de no ser necesario. Por eso remarcamos que el tronco deberá ser alguno que no tenga vida o que ya tenga una función asignada para esto.
Es importante conocer el estilo de los dientes de la sierra para saber cual es la posición inicial antes de desafilarse y lograr acomodar uno a uno estos dientes a su postura original.
Debemos limar primero todas las caras de uno de los lados como por ejemplo, la cara derecha y luego todas las del lado izquierdo.

miércoles, 4 de marzo de 2015


El hacha es una de las herramientas más utilizadas en los campamentos y en el bósque, gracias a ella podremos conseguir limpiar el lugar, conseguir leña con la cual podremos alumbrarnos, calentarnos y cocinar nuestros alimentos.
Hay diferentes tipos de hachas y en esta sección analizaremos su estructura, su correcta utilización, las medidas de seguridad, como transportarla y cuidarla.


TIPOS DE HACHA:
Aunque hoy en día podemos conseguir en el mercado muchos tipos y variedades de herramientas, encontraremos fundamentalmente dos tipos de hacha que utilizaremos generalmente en nuestros campamentos y diferenciandose básicamente por su tamaño y peso:
Hacha de Monte:
Es el hacha de monte es el hacha más grande que tiende a medir unos 70 o 90 centimetros de mango y tiene un peso en su cabeza de unos 1.000 a 1.500 gramos.
Es el hacha por exelencia para trabajos mas grandes como tala de arboles, corte de troncos gruesos, etc.
Hacha de Mano:
El hacha de mano es un hacha más liviana y comoda de transportar, tiene generalmente un mango de unos 30 centimetros de largo y su cabeza no suele pasar el peso de 800 gramos. Es utilizada para trabajos mas sencillos como cortar ramas y troncos mas pequeñas, organizar la leña, crear astillas y estacas.

PARTES DEL HACHA:

La cabeza es la parte que contiene el filo del hacha generalmente fabricada en Acero. Esta cuenta con la parte del filo, el lomo y el ojo por donde pasa el mango.
El mango mas recomendado es el mango canadiense que cuenta con curvaturas ideales para su correcto agarre y desliz. Aunque también se utilizan otros mangos mas rectos.

CALIBRADO Y ALINEACIÓN DEL HACHA:
La colocación de la cabeza del hacha evitará posibles accidentes. También lograrás de esta manera mejores cortes con menos esfuerzo.

¿COMO USAR EL HACHA?Antes de comenzar a utilizar el hacha es importante que mires a tu alrededor y procures tener un margen de 1,5 metros sin personas ni objetos a los que puedas lastimar o tomar por descuido en uno de los golpes del hacha. También deberás asegurarte de que la cabeza esté correctamente colocada como muestra la imágen de arriba y que no esté floja. Un accidente con un hacha puede resultar muy peligroso.
Para comenzar a utilizar el hacha es importante tener en cuenta que debemos apoyar la madera a cortar sobre una superficie firme como puede ser otro tronco y nunca apoyar el objeto a cortar directamente sobre la tierra. Podemos ver en la siguiente imágen las primeras (1 y 2) como las formas incorrectas de realizar un corte y podremos ver en la figura numero 3 una de las maneras correctas de cortar un tronco.


1) Al ubicar el tronco apoyado directamente sobre la tierra hará que los impactos se amortiguen y cueste un correcto corte de la madera, y a su vez la tierra puede llegar a estropear el filo de nuestro hacha. 
2) Si damos un golpe sobre una madera apoyada impactando sobre el vacío que queda debajo hara que el golpe se amortigue y puede ser peligroso además de que no será un corte efectivo.
3) Si apoyamos la madera sobre un tronco y trabajamos los golpes sobre la parte apoyada del objeto podremos realizar un buen corte y sabemos que debemos administrar los cortes a unos 60 grados de un lado y de otro, para dar espacio a la astilla que iremos sacando.

Al dar los golpes con el hacha debemos tener en cuenta que no es la fuerza que ejerceremos lo que hará un corte efectivo sino la manera correcta de administrar el peso del hacha y los movimientos que realizaremos.
Para eso tomaremos el hacha en el extremo del talon y daremos los golpes de un lado y de otro limpiando los restos de madera que van quedando.
Al cortar flexionaremos el codo y no la muñeca. El corte se irá realizando por el peso mismo de la herramienta y la forma de dar el golpe y no por la fuerza que ejerzamos en cada golpe, no hace falta forzar demasiado y que terminemos lastimándonos.

CUIDADO Y MANTENIMIENTO DE LA HERRAMIENTA:
Afilado:
Debemos mantener siempre en óptimas condiciones el filo de nuestro hacha para que podamos utilizarla en las mejores condiciones. El filo del hacha debe ser ligeramente redondeado, ni muy abierto ni muy cerrado podremos ver el ejemplo en la siguiente imágen:

Conviene afilar el hacha con una lima dandole un angulo indicado y darle una forma pareja de ambos lados equilibrando la presión.
Luego finalizaremos afinando el filo con una lima (piedra de afilar) de carborundum o carburo de silicio acompañando con agua o aceite. La piedra la conseguiremos en cualquier ferretería o tienda de herramientas.

Quitar un mango roto: Cuando rompemos un mango debemos sacar la madera que queda dentro del ojo y para eso vamos a hacer lo siguiente:
Enterramos la cabeza de hierro del hacha debajo de tierra húmeda dejando apenas el ojo por fuera.
Construimos un pequeño fuego de maderas y astillas alrededor dejando arder algunos minutos hasta que la madera del ojo logre quemarse. Una vez hecho esto debemos retirar la madera carbonizada y enfriar el hacha en agua inmediatamente para evitar que se destemple.
Colocar el nuevo mango: Luego que quitamos el mango viejo y tenemos el ojo del hacha limpio. Procederemos a tomar el mango nuevo y hacerle un corte en la base omo muestra la siguiente imágen y lo colocamos en el mango golpeandolo contra una pared o con una piedra hasta que entre correctamente. Luego podemos utilizar una cuña (un pequeño trozo de madera en forma triangular que podremos poner en el medio del corte que hicimos golpeándolo con un martillo o piedra.
Podemos terminar de afirmar el mango sumergiendo la cabeza del hacha en un balde o recipiente con agua.
 
Cuidar la durabilidad de nuestro hacha:  Para cuidar el filo de nuestro hacha debemos asegurarnos siempre de cortar la madera apoyandola sobre un tronco o trozo de madera para no mellar el filo de la herramienta.
Al terminar de cortar debemos guardar el hacha en su funda o en su defecto podremos clavarla en un tronco muerto. Nunca debemos dejar el hacha sobre el piso, ya que ademas de ser peligroso puede dañar el filo.
Siempre es recomendable pintar la cabeza del hacha con un color fuerte o fluor para que podamos verla en caso de perderla en el piso.
Cuando el hacha no está en uso por un largo periodo debemos cubrir el filo con una capa de vaselina para evitar que esta se oxide.
Para cuidar el mango debemos  aplicarle periodicamente una capa de aceite de linaza.
Es recomendable no usar el hacha como martillo o maza para clavar estacas, ya que esto termina por deformar el ojo y aflojar la cabeza del hacha.
No exponga el hacha en calor extremo o fuego porque hará que el hierro se destemple.



Técnicas de Campamentos es un lugar de encuentro con consejos, guías, instrucciones y ayuda para conectarse con la naturaleza al momento de lanzarse a la inmensidad.
Es extraño decir que por medio de un blog del mundo digital podamos buscar esa sensibilidad natural, cuando muchas veces la tecnología nos ubica desde una perspectiva contraria.
Tal vez olvidamos entender todo el proceso natural que tiene que suceder para que nosotros podamos lograr esta conexión y encontrarnos en este medio. Física, química, filosofía, matemáticas, alquimia y muchas otras disciplinas se han tenido que encontrar para que la historia del mundo nos trajera algo como el Internet.
Sin embargo y sin buscar que te la pases horas en este blog, pretendemos dejar una huella que puedas visitar de vez en cuando. Gracias por visitarnos.

Unordered List

Sample Text

Con la tecnología de Blogger.

Popular Posts

Recent Posts

Text Widget